La ministra de Salud de Chile, Helia Molina, y la representante de la OPS/OMS en Chile, Paloma Cuchi, inauguraron el curso en Santiago de Chile. La capacitación es dictada por profesionales con experiencia en la enfermedad

Santiago de Chile, 3 de diciembre de 2014 (OPS/OMS).- La ministra de Salud de Chile, Helia Molina, y la representante de la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS) en Chile, Paloma Cuchi, inauguraron hoy el curso internacional de capacitación a instructores en manejo clínico de pacientes con ébola, cuya primera edición en habla hispana se desarrolla hasta el viernes en Santiago de Chile.

La capacitación, organizada por la OPS/OMS y que también se dictó esta semana en Antigua y Barbuda para los países del Caribe inglés, busca fortalecer las capacidades de personal médico y de enfermería de países de la región de las Américas para detectar, aislar y manejar clínicamente a pacientes con ébola ante la posible importación de casos.

“Nada tiene sentido si nuestro recurso humano no está capacitado”, afirmó la ministra Molina, quien consideró fundamental su formación en control de infecciones para reducir los riesgos de infección.

capacitacion-ebola-chi

De izquierda a derecha: Claudio Farah, Director del Hospital Lucio Córdova, de Santiago de Chile; Reinaldo Holder, Asesor Regional en Servicios de Salud de la OPS; Helia Molina, Ministra de Salud de Chile; Paloma Cuchi, Representante de la OPS en Chile

La ministra de Salud de Chile consideró que el curso es una herramienta importante para anticiparse a la posible llegada de casos a la región y preparar al personal de salud que será designado en cada país para tratarlos. “Hasta ahora el ébola es una amenaza y debemos estar preparados”, dijo.

“Con el ébola no podemos improvisar”, coincidió Cuchi y manifestó que Chile fue elegido por la OPS para dictar el curso porque otros países pueden aprender de sus acciones de preparación, como la asignación de las salas de aislamiento, y las capsulas y ambulancia preparadas para transportar pacientes. “Chile cuenta con una buena red asistencial que ha tomado las acciones necesarias en los hospitales designados para manejar casos de ébola”, indicó la representante de la OPS/OMS en Chile.

La ministra Molina sostuvo que “cuanta más preparación, gobernanza y comunicación, menos riesgos de que el ébola se convierta en un problema para nuestros países”. Chile, agregó, estaría en condiciones para hacer frente al desafío que representa el ébola.

Durante los tres días del curso, los participantes aprenderán sobre la historia de la enfermedad por el virus del Ébola, su epidemiología, así como también, serán entrenados en cómo detectar, aislar y manejar clínicamente a pacientes sospechosos. Asimismo, abordarán los diversos aspectos del diagnóstico y el manejo clínico, el uso de los equipos de protección personal, la organización de las unidades de tratamiento para pacientes con ébola, la prevención de riesgos para su salud y la prevención y el control de infecciones.

Se espera que estos futuros instructores entrenen luego a otros profesionales en sus países y formen parte de equipos internacionales especializados que podrían ser movilizados por la OPS/OMS. Una segunda capacitación para países de habla hispana tendrá lugar el 9 al 11 de diciembre en el Hospital Militar de Santiago, Chile.

Los participantes del curso de esta semana provienen de países como Chile, Guatemala, Panamá, República Dominicana y Uruguay, entre otros. En tanto, el equipo de facilitadores está integrado por profesionales con experiencia en el manejo del ébola y que pertenecen a la OPS/OMS; al Hospital La Paz-Carlos III, de España; a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, según sus siglas en inglés) de los Estados Unidos y los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos (NIH, según sus siglas en inglés). También, a la Sociedad de Infectología de Chile y al Ministerio de Salud chileno, entre otros.

La OPS/OMS ha impulsado una serie de acciones para ayudar a los países de la región a detectar casos sospechosos de ébola, y prevenir y contener la transmisión local ante la posible llegada de alguna persona infectada. Las medidas llevadas adelante buscan que estén preparados para prevenir y afrontar riesgos de salud pública que pueden atravesar fronteras y amenazar a sus poblaciones, en el marco de lo establecido en el Reglamento Sanitario Internacional (RSI), un instrumento jurídico internacional firmado por los Estados Miembros de la OMS.

El brote de ébola en África occidental fue declarado una emergencia de salud pública de importancia internacional por la Directora General de la OMS, Margaret Chan, el 8 de agosto pasado. Hasta el 2 de diciembre, se reportaron más de 17.000 casos y más de 6.000 muertes, la mayoría en Guinea, Liberia y Sierra Leona, según datos de la OMS. A excepción de los Estados Unidos, en el resto de las Américas no se han registrado casos hasta el momento, aunque la posible importación de algún caso no puede descartarse.

La OPS trabaja con los países de las Américas para mejorar la salud y la calidad de la vida de su población. Fundada en 1902, es la organización internacional de salud pública más antigua del mundo. Actúa como la oficina regional para las Américas de la OMS y es la agencia especializada en salud del sistema interamericano.

Fuente: paho.org